BUSCANDO TERAPIA

Si crees que es el momento de comenzar un proceso terapéutico, es muy importante que tomes en cuenta los siguientes puntos para que tu elección sea la más adecuada.

 

1.       Primero que nada, elige bien al terapeuta con quien quieres ir y el enfoque de terapia que quieres tomar. Generalmente llegas vulnerable o muy sensible y hay enfoques que se denominan “terapéuticos” pero que son más bien “catárticos explosivos” y que te pueden dejar mucho más abierto, ansioso, preocupado o más vulnerable que lo que ya estabas. La salud mental debe cuidarse comenzando con tomar en cuenta a quien se le confía y como será trabajada. Hoy en día ya cualquier curso de fin de semana te hace “terapeuta” o “sanador”. Es por esto que te recomiendo asistir con gente profesional y ampliamente recomendada por alguien de tu confianza.

2.       Identificarte con el terapeuta y la técnica que utiliza es muy importante, ambos deben transmitirte confianza para que funcionen y a veces no importa que tan reconocido sea el terapeuta o su método, si a ti no te hace click sigue buscando otras opciones.

3.       No puedes curar un cáncer con una aspirina. Si consideras que tu situación es muy delicada no busques remedios instantáneos o mágicos. Especialmente si tu caso tiene que ver con situación de violencia, trastornos alimenticios o adicciones, requieres un abordaje especializado con profesionales de la salud con credenciales en esas áreas.

4.       Trata de definir el tema central a trabajar, a veces uno tiene todas las áreas en crisis, pero con empezar con lo más urgente logras mejores resultados.

5.       No busques mandar a alguien más a terapia, si tú eres parte del sistema (pareja, padre, hijo, etc.) tu trabajo en terapia cambiará la dinámica general, por más evidente que sea la enfermedad mental de alguien más.

6.       El dinero no puede ser un impedimento para asistir a terapia, es la mejor inversión en tu vida. Además, hay muchas organizaciones que ofrecen servicios muy profesionales a bajo costo.

7.       En un principio es común sentir que la mejora es muy rápida y esto lleva a mucha gente a abandonar el tratamiento antes de comenzar el trabajo más profundo. A la larga el proceso terapéutico aunque es doloroso, una vez que comienzas a sentir los avances, a ver cómo te transformas tú y tu entorno, te das cuenta que es el camino adecuado.

8.       No temas preguntar en la llamada telefónica sobre la preparación del terapeuta y si tu problemática es parte de su especialidad.

Si tienes alguna duda sobre que enfoque terapéutico tomar o a quién acudir, ponte en contacto conmigo y con gusto te daré asesoría sobre el tema.

 

Cecilia AndreuComment